Madrid necesita un Pacto de Región para salir de la crisis

Las colas del hambre anuncian la llegada de una profunda crisis económica y social, peor incluso que la de 2008. Ante este panorama, CCOO, UGT y la FRAVM están convencidas de que solo unidos y unidas, con una apuesta decidida por lo público y las políticas sociales, podremos salir adelante.

A tal fin, 📣 MAÑANA miércoles 10 de junio
a las 18:00
presentan su propuesta de Un Pacto de Región

Lo harán junto a

👉 Federación de Asociaciones de Mujeres de la Comunidad de Madrid
👉 FAPA Giner de los Ríos
👉 Asociación en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid

¿Dónde?
En los canales de YouTube de CCOO Madrid https://www.youtube.com/channel/UCZjTLpyNcGwBLxdYT1qHsCA y UGT Madrid

#PorUnPactoDeRegión

#EsNecesario

Comunicado de asociaciones de Leganés ante la EMERGENCIA SANITARIA DEL CAID

Más de 400 usuarios del centro socio-sanitario CAID de Leganés se encuentran en un estado de casi abandono ante la falta de profesionales sanitarios y de apoyo. Esta situación, arrastrada desde hace años, se ha visto agravada por el período de confinamiento hasta el punto de que se producen entre los usuarios muchas recaídas e incluso situaciones irreparables.
El Centro de Atención Integral a las Drogodependencias (CAID) del Ayuntamiento de Leganés es un centro público de gestión municipal, integrado en la red asistencial para las adicciones de la Comunidad de Madrid. Se rige por un convenio entre Ayuntamiento y CAM en vigor desde hace 20 años y con dotación presupuestaria (600.000€) cuyo objetivo principal es la prestación de atención a drogodependientes de forma descentralizada y coordinada con cuatro áreas de intervención: Prevención,
Asistencia, Rehabilitación y Reinserción de toxicómanos.
En Leganés, el CAID atiende a 360 usuarios, más 76 que se encuentran en dispensario de metadona y 60 en lista de espera porque no hay médico. Para iniciar un tratamiento se necesita el informe de un médico, de una trabajadora social y un psicólogo. En el caso de Leganés ni siquiera se puede iniciar el proceso de prescripción de tratamiento a personas que piden ser ayudadas.
El personal mínimo necesario para atender las necesidades de cientos de usuarios son
los siguientes (en paréntesis los que actualmente están ejerciendo su labor): 2 médicos (0), 4 psicólogos (1), 2 farmacéuticos (1), 2 enfermeros (1), 2 auxiliares enfermería (0), 1 director (0), 1 coordinadora (1), 2 trabajadores sociales (2), 1 conserje (0), 1 guardia de seguridad (1), 1 orientador laboral (0)
Los problemas de contratación del Ayuntamiento de Leganés más el estado de alarma han golpeado con fuerza a este Centro que llevan 160 días sin médico y 216 días sin que el 75% de los pacientes reciban ayuda psicológica. 150 días sin control de analíticas.
Esto puede lleva a consecuencias incalculables que aún están por evaluar.
Dado el estado de casi abandono absoluto del CAID y sus consecuencias sanitarias y humanitarias a las que están abocados cientos de usuarios por la falta de personal sanitario/apoyo indispensables y teniendo en cuenta que el alcalde reclama insistentemente la contratación de médicos en las residencias de mayores de Leganés, las entidades abajo firmantes reclamamos, además de empatía que se le supone a un alcalde socialista, los siguientes puntos:
-SE CONTRATE TODO EL PERSONAL SANITARIO Y DE APOYO PARA
DAR CUMPLIMIENTO AL CONVENIO.
-SE REALICE UN INFORME DEL EFECTO DE LA PANDEMIA SOBRE SUS
USUARIOS.

-SE DOTE DE MEDIOS ECONÓMICOS NECESARIOS E IMPRESCINDIBLES
PARA VOLVER A DAR UN TRATAMIENTO INTEGRAL A TODAS LAS
PERSONAS NECESITADAS.


RECLAMAMOS SANIDAD Y GESTIÓN 100% PÚBLICA Y DE CALIDAD EN
LOS SERVICIOS MUNICIPALES DEL AYUNTAMIENTO DE LEGANÉS.


Firman: Afectados CAID, AMPA Escuela de Música Manuel Rodríguez Sales, Federación Local de Asociaciones Vecinales de Leganés, A.VV. San Nicasio, A.VV. Barrio Centro, A.VV. Leganés Norte, A.VV. Vereda, A.VV. Zarzaquemada, A.VV. Arroyo Culebro, Casa de la Educación de Leganés (Colectivo Ama- Gi, Amigos de Verbena, AMPA CEIP Ángel González, AMPA IES José de Churriguera, Comisión de Educación de Leganés, Comunidad Educativa Trabenco, ProTGD), Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Leganés (PAH Leganés), Asociación Indigentes Leganés, Asamblea Leganés por la República, CGT Madrid Sur, CNT Comarca Sur Madrid, Ecologistas en Acción Leganés, Ciudadanos por el Cambio, Red Ciudadana de Acogida, Leganés para Todas. Agrupación de familiares Unión de Residencias de Leganés (URL), Asociación Pensiones Dignas Leganés, Proyecto del Menor de Leganés, Plataforma Ciudadana Luis Montes en defensa de la Sanidad Pública en Leganés.

Archivo:

238 medidas para la reconstrucción de la región madrileña post Covid-19

Tras analizar la difícil situación que atravesamos, la FRAVM ha elaborado un documento con 238 propuestas de 18 áreas diferentes destinadas a afrontar la crisis económica y social consecuencia de la epidemia del Covid-19. Estas van desde una reforma fiscal que aumente la carga a las rentas más altas hasta un incremento del número de trabajadores sociales, pasando por un aumento de las plantillas en Atención Primaria y Atención Hospitalaria, un plan de construcción de residencias de mayores públicas o una apuesta decidida por el transporte público, la bici y los desplazamientos a pie.

La pandemia del Covid-19 ha puesto de manifiesto, de una forma descarnada, la debilidad de nuestro sistema de protección social y la fragilidad de nuestro modelo económico. Es evidente que ninguna región o país estaba preparado para afrontar una crisis sanitaria como la que hoy sufrimos, pero también lo es que el virus llegó a una Comunidad de Madrid con un escudo público extraordinariamente menguado tras años de recortes y privatizaciones. La enorme tragedia vivida en las residencias de mayores, que ya se ha llevado a más de 8.500 de nuestros abuelos y abuelas, aparece como el resultado más doloroso de esta ecuación.

Pero esta crisis sanitaria, que ha convertido a la región madrileña en la más afectada en cuanto a número total de contagios y personas fallecidas, no ha venida sola. Una crisis económica más profunda que la de hace una década ha comenzado a fraguarse, como bien conocen los colectivos de barrio de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), hoy centrados en responder a la emergencia alimentaria y social con el desarrollo de despensas solidarias y otras iniciativas destinadas a ayudar a la vecindad más desprotegida. Las “colas del hambre” que a diario podemos ver ante las sedes de nuestras asociaciones muestran las raquíticas dimensiones de nuestro sistema de protección social, con unos servicios sociales municipales absolutamente desbordados, incapaces de absorber la enorme demanda existente. Solo en el municipio de Madrid la crisis ha destruido entre 60.500 y 108.000 puestos de trabajo, según cálculos del Ayuntamiento.

Ante este panorama, la FRAVM, muy preocupada por la realidad que llega de los barrios y localidades de la comunidad autónoma, ha elaborado un documento de propuestas destinadas a poner en marcha un plan de reconstrucción para la región, una batería de medidas que tiene previsto compartir con las administraciones, los agentes políticos y sociales y la ciudadanía. De hecho, esta misma tarde mantendrá una reunión con representantes de Más Madrid con este fin, y en breve espera hacerlo también con el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, al que ha solicitado un encuentro. En los días pasados ha presentado buena parte de las propuestas del documento a Unidas Podemos, el Grupo Socialista y CCOO.

El informe de la federación recoge un total de 238 medidas repartidas en 18 áreas, que van desde sanidad, residencias de mayores y servicios sociales hasta política fiscal, empleo y gestión de residuos, pasando por cultura y deportes, igualdad, educación, transporte y movilidad e incluso huertos urbanos.

“La crisis ha disparado el volumen de población perteneciente a colectivos vulnerables que necesitan de ayudas. Debemos prepararnos para recibir una oleada de personas desempleadas que antes de la pandemia estaban trabajando, se multiplicará el número de desahucios de vivienda… y así una buena lista de urgencias sociales que necesariamente la Comunidad de Madrid y los ayuntamientos deben afrontar, algo que pueden hacer de la mano del movimiento vecinal, que siempre va a aportar su experiencia y conocimiento de la realidad de los barrios y municipios con el fin de que la respuesta sea más rápida y certera”, señala Quique Villalobos, presidente de la FRAVM, resumiendo el espíritu del documento.

MÁS DE 200 MEDIDAS PARA RECONSTRUIR MADRID

El informe vecinal arranca con las propuestas de sanidad, entre las que destacan un incremento del número de profesionales de Atención Primaria, Pediatría y Atención Hospitalaria, un aumento del número de camas hospitalarias, la creación de una farmacia pública, la construcción de los centros de salud comprometidos por el Gobierno regional y la reversión de los 7 hospitales PFI (de gestión mixta) y los 4 hospitales PPP (de gestión privada) existentes.

A renglón seguido, aborda el déficit que viven los servicios sociales, y para paliarlo la FRAVM sugiere incrementar el número de trabajadores sociales municipales hasta llegar a la ratio de 1 por cada 3.000 habitantes, como recomienda el Consejo General de Trabajo Social. La federación también propone extender las tarjetas-monedero recargables, la aprobación automática de las solicitudes de ayuda en los casos de urgencia (comida, medicamentos, vivienda) y asegurar el volumen de productos de que disponen los ayuntamientos para atender las demandas de primera necesidad de la población, con el fin de que se hagan cargo en un plazo muy breve de las familias que hoy en día atienden las redes vecinales. En el caso de la capital, estas ascendían en abril a 6.000 hogares, un número que en mayo se ha quedado muy desfasado.

Respecto a las residencias de mayores, la FRAVM defiende la transición hacia un nuevo modelo en el que la mayor parte del peso recaiga en la Administración, con un plan de inversiones públicas que acabe con el actual déficit de 10.000 plazas, lo que equivale a abrir en la Comunidad de Madrid 100 nuevas residencias públicas de 100 plazas cada una. Para ello, habría que liberar entre 750 y 1.000 millones de euros. Por otro lado, la normativa debería fijar unos estándares mínimos en relación al número de personas atendidas (personal en cada turno, superficies, habitaciones, equipos…) y habría que dotar a los centros de salud de una plaza de médico/a de geriatría que atienda a las residencias y a la población de su zona.

En el capítulo de igualdad, la federación propone, entre otras cosas, la puesta en marcha de programas específicos para mujeres mayores aisladas en sus casas (que por ejemplo viven en edificios sin ascensor o tienen dificultades para salir a la calle).

Y en educación, además de la ejecución inmediata de los centros educativos ya presupuestados, sugiere la activación de ayudas para alimentación a las familias vulnerables con hijos e hijas en edad escolar durante el periodo vacacional, la reanudación de los comedores escolares en septiembre y la mejora de las ratios de personal docente/alumnado, considerando los parámetros aconsejables para evitar contagios.

En cuanto a movilidad y transportes y contaminación, además de reforzar el transporte público y de una apuesta decidida por la bicicleta con la creación de carriles bici temporales, y por los itinetarios a pie, la entidad vecinal sugiere extender Madrid Central a otras áreas de la capital y la bonificación o gratuidad del abono transporte a personas desempleadas y trabajadores/as en situación de ERTE.

En gestión de residuos, sería importante poner en marcha un plan de reducción de desechos Covid-19, así como un sistema de medición frecuente de emisiones en el entorno de la incineradora de Valdemingómez, que desde hace semanas procesa residuos sanitarios de este tipo.

Vivienda, reforma fiscal y economía son tres de los capítulos que incluyen un mayor número de medidas. En el caso de que las rentas del alquiler no bajen a niveles razonables en los próximos meses, la FRAVM propone aprobar en la Asamblea de Madrid la regulación de los topes máximos de alquiler y de sus incrementos anuales, así como ampliar “a muy corto plazo el parque de viviendas alquilables” e imponer una tasa o un recargo en el IBI de las viviendas vacías.

Por otro lado, la organización ciudadana entiende que es necesario un cambio en la política fiscal que garantice la suficiencia de los recursos públicos. La Comunidad de Madrid tiene la presión fiscal más baja de España, de modo que es preciso elevarla sobre los grandes patrimonios y rentas de la región. En este marco, propone una rebaja en el IRPF a las familias en situación de vulnerabilidad sobrevenida por la Covid-19, así como actualizar el tramo autonómico del IRPF para las rentas superiores a 60.000 € (con un incremento del 22,5%) y la creación de dos nuevos tramos, para rentas superiores a 120.000 € (23,5%) y para rentas por encima de 200.000 € (25,5%). Además, sugiere eliminar la bonificación del 99% del Impuesto de Sucesiones y Donaciones a aquellos contribuyentes con herencias (bienes, derechos, seguros…) por importe superior a un millón de euros, así como la bonificación del 100% del Impuesto de Patrimonio a aquellos patrimonios superiores a 700.000 € (excluyendo de la base la vivienda habitual, aplicando la tarifa de la Ley 19/1991, de 6 de Junio, del Impuesto de Patrimonio).

Por otro lado, y en línea con los alcaldes y alcaldesas de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga, Zaragoza y Murcia, propone que los ayuntamientos puedan disponer de los remanentes acumulados de los ejercicios económicos anteriores sin ningún tipo de limitación y mayor flexibilidad en los criterios de estabilidad presupuestaria y la regla de gasto para poder aumentar el gasto público.

Finalmente, en el área de “recuperación económica”, la FRAVM sugiere, entre otras medidas, la aprobación de planes de revitalización del pequeño comercio de barrio, la puesta en uso de los locales de la EMVS y la AVS vacíos, un plan de ayudas al sector del turismo rural, un impulso a la rehabilitación edificatoria y la promoción de un parque científico vinculado al sector de la salud en alguno de los polígonos del sur y este de Madrid (Villaverde, Vallecas o Vicálvaro), siguiendo el modelo de la Fundación Parque Científico de Madrid.

En el enlace siguiente puedes descargarte el documento completo de propuestas de la FRAVM.

Alegaciones al anteproyecto de modificación de la ley del suelo

El Gobierno de la Comunidad de Madrid prepara para un nuevo boom inmobiliario tramitando con carácter de urgencia una modificación más de la ley del suelo, en pleno estado de alarma, con todos los plazos suspendidos por el confinamiento.

¿Nos ayudas a difundir? Tenemos hasta el martes 2 de junio para petarles el buzón de alegaciones.

Descarga en este enlace el modelo para presentar las alegaciones, es fácil y rápido.

https://www.inquilinato.org/wp-content/uploads/2020/05/ALEGACIONES-modif-Ley-Suelo-mayo2020-OK-2.docx

COMUNICADO PROYECTO CIUDADANO DEL MENOR DE LEGANÉS

LA EMERGENCIA ALIMENTARIA EN LEGANÉS ¿ESTÁ RESUELTA?
El Proyecto Ciudadano del Menor de Leganés ha atendido, hasta el momento, dentro de la Red de Ayuda
Mutua a un total de 165 menores.
Recibimos con inquietud la noticia de que a partir del 31 de mayo dejan de darse los menús municipales que
venían recibiendo tanto las familias que perciben una RMI como quienes están en trámite de recibirla o no
pueden acceder a dicha prestación al no cumplir alguno de los requisitos formales; familias refugiadas que
todavía están esperando regularizar su situación; familias que se han quedado sin trabajo y sin ingresos y
nunca habían tenido que solicitar ayudas…
Según nos indican algunas de las personas afectadas, se les ha comunicado que cesa la entrega de comidas,
enviándose a los y las menores con beca de comedor a los repartos de la Comunidad de Madrid. Para el
resto se abre un proceso de estudio de cada situación para gestionar, si son posibles, ayudas que están por
determinar.
Nos preguntamos cómo está previsto que quienes no tienen RMI continúen recibiendo, mientras tanto, al
menos un menú. Un menú que ya era insuficiente, por lo que se aprobó por unanimidad en el Pleno
municipal aumentarlo a tres o sustituirlo, lo que resultaría más económico y más eficaz, por un bono
canjeable por alimentos, como hemos solicitado diecisiete entidades vecinales de este municipio. En dicho
pleno, el Alcalde Presidente hizo un reconocimiento a la Red de Ayuda Mutua por el trabajo que venimos
desarrollando. Lo que necesitamos es, en realidad, no tanto agradecimientos como soluciones reales para las
familias en situación de necesidad.
El hambre no puede esperar, el hambre infantil no solo no espera, es imperdonable. Queremos suponer que
se han tomado medidas alternativas urgentes que se pondrán en marcha el 1 de junio, pero, hasta ahora, las
desconocemos y pedimos nos sean comunicadas.
Sí sabemos que las familias están llegando a nuestra red de apoyo y a otras entidades ciudadanas, ninguna
de las cuales tiene fondos inagotables. La solidaridad vecinal puede actuar, y así lo ha hecho, como una red
de atención urgente mientras se organizan respuestas públicas a la emergencia sobrevenida, pero no puede
ser la solución municipal permanente a la situación de extrema necesidad de su ciudadanía.
Proyecto Ciudadano del Menor de Leganés
PROYECTO CIUDADANO DEL MENOR DE LEGANÉS:
Este proyecto está sostenido por las siguientes entidades sociales del municipio: AAVV Barrio Centro, San Nicasio,
Vereda de Estudiantes y Zarzaquemada; Comisión de Educación de Arroyo Culebro (AVV de Arroyo Culebro, AMPA
Manuel Vázquez Montalbán, AMPA Ángel González y AMPA Rafael Frühbeck de Burgos); Comisión de Educación de
Leganés; y Delegación Local de la FAPA Giner de los Ríos.

Documento:

Escolarización 2020/2021

Si tienes que presentar de manera presencial la solicitud de escolarización de tus hijos e hijas y tienes dudas, no estás sol@, la @FAPA_LEGANES te ayuda.

✔️ PIDE CITA PREVIA:
☎️ 633 04 34 55
📧 dleganes@fapaginerdelosrios.org

📍CEIP VÍCTOR PRADERA

📅 Horarios en cartel

Después del hambre, el desahucio

Ariel no se llama Ariel. Vamos a ocultar su verdadero nombre para evitar que puedan localizarle los que hicieron que saliera de su país para llegar a España como refugiado. El resto de su historia, por desgracia, sí es cierta. Y está ocurriendo ahora mismo en Leganés.

Ariel tiene alrededor de sesenta años. Es colombiano. Lleva en nuestro país como refugiado desde hace tres. Durante ese tiempo ha ido sobreviviendo en España alquilando habitaciones mientras trabajaba como pintor en la construcción.

Ariel tiene papeles, la tarjeta roja que le dicen ellos. Tiene permiso de trabajo y hasta el pasado catorce de marzo podía vivir casi sin problemas en una habitación con derecho a cocina como las que en los años cuarenta y cincuenta constituían el hogar de muchas familias españolas. Esa habitación pertenece a una vivienda en la zona centro de Leganés en la que viven cuatro personas. Una de ellas es la titular del contrato de alquiler de la vivienda. Esa misma persona realquila, sin papeles, cada una de las otras tres habitaciones de la vivienda por 280 euros al mes a otras personas. Una vivienda de alquiler, una habitación para la titular y otras tres realquiladas. Así van tirando.

Pero el día catorce se acabó todo. Por su edad Ariel es persona de riesgo ante el coronavirus y además la construcción se paralizó. Desde entonces no ha podido volver a trabajar y lleva tres meses sin poder pagar el alquiler.

No tiene paro ni ningún tipo de ayuda pese a que ya ha llamado a las puertas de la concejalía de Asuntos Sociales y de Cáritas. Ha llenado todos los formularios que le han pedido. En los dos sitios han tomado nota de su situación pero no ha llegado ningún tipo de ayuda. Puede comer gracias a que la Red de Apoyo Mutuo, formada por voluntarios, le ha llevado alguna cesta básica de comida.

Dice Ariel que, de momento, la persona que le alquila la habitación en la que vive no le ha dicho directamente que se vaya. Pero si le ha dicho, y él lo sabe, que ella tiene que pagar el alquiler de la casa, que sin su aportación de 280 euros no puede, y que en cuanto él deje la habitación habrá otro inquilino dispuesto a ocuparla. Sin contrato ni papeles, claro. La vivienda en nuestro país esta así de difícil ahora mismo.

Se acerca fin de mes y las cosas se van a poner peor

Elena tampoco se llama Elena. También es colombiana y refugiada. Vive en otra habitación de la misma casa donde vive Ariel. Casi todo en su experiencia es parecido a la de Ariel, salvo que Elena tiene solo veintisiete años y lleva algo menos de año y medio en España. También tiene estatuto de refugiada y papeles. Esa situación de legalidad le permitirá pedir la ayuda para vivienda que la legislación española concede, durante los dos primeros años, a quienes tienen que salir de un país en conflicto y convertirse en refugiados.

Pero a Elena, que no había querido pedir la ayuda porque tenía trabajo, le pilló la pandemia tramitando esos papeles. Desde entonces todas las oficinas están cerradas. Cualquier tramite burocrático que se requiera se ralentiza o se vuelve imposible si hay que hacer alguna gestión en persona. Elena tendrá que esperar. En su caso, seguramente más que Ariel, porque Elena es camarera y el trabajo en su sector tardará mas tiempo en volver a ser como fue.

Un caso muy distinto es el de Margarita. Ella tiene poco menos de cincuenta años, es peruana y vive con su marido de casi sesenta y su hijo de veintitantos en la parte baja de una nave en un polígono industrial de Leganés. En la parte alta vive otra familia también latinoamericana. Cada una de ellas pagaba unos cien euros a la dueña de la nave.

Margarita y su familia salieron de Perú buscando una vida mejor. Estuvieron en Italia donde el idioma y los problemas de trabajo no les permitieron adaptarse. Llegaron a España donde, tras un primer desahucio, anduvieron deambulando hasta que encontraron un centro de acogida donde solo le permitían pernoctar a ella porque no había camas suficientes. Su marido tuvo que permanecer en la calle.

Finalmente, llegaron mediante algunos contactos hasta este hangar donde pensaban permanecer solo unos días cuando llegó el confinamiento. Desde entonces ni su marido, que se ganaba la vida como peón de la construcción eventual acudiendo por las mañanas a la Plaza Elíptica para ser recogido por los conocidos «pistoleros», ni su hijo que colaboraba de vez en cuando en mudanzas, han podido trabajar. Margarita tiene cálculos en la vesícula y es posible que tenga que ser operada. La atienden en el Hospital Severo Ochoa.
También para ellos se acaba el tiempo. No tienen papeles que les permitan seguir en la nave. Y la dueña les dice que la necesita.

Si en los próximos seis ó siete días nadie sale en ayuda de Ariel, Elena y Margarita, se verán en la calle. Mientras tanto, la puesta en marcha de las ayudas sigue enredada en las lianas de la burocracia. Los Servicios Sociales del Ayuntamiento parecen desbordados y solo la actuación de organizaciones como la Red de Apoyo Mutuo, Cáritas y otras parecen estar haciendo frente a las próximas víctimas de la pandemia.

Fuente: https://aqui.madrid/despues-del-hambre-el-desahucio/