Plataforma ciudadana: 8 propuestas para afrontar la emergencia social en Leganés

La suspensión brusca de la actividad laboral ha dejado a muchas familias sin ingresos de forma
repentina. Una población que sufría todavía los efectos de la crisis del 2008, se enfrenta a esta
situación sin poder contar con un mínimo ahorro que les permita hacerle frente.
Al mismo tiempo que se producía el fin de la actividad laboral y las declaraciones de ERTE, tuvo
lugar el cierre de oficinas presenciales donde se gestionan los documentos necesarios para
obtener el paro o darse de alta si se venía de trabajos sin contrato. Este es el caso de la
mayoría de las trabajadoras de cuidados y del servicio doméstico, pero también de muchos
trabajadores del sector de la construcción, montaje, repartos, etc.
La situación ha encontrado a muchas personas gestionando los demasiados papeles que tienen
que presentar a Servicios sociales para obtener una ayuda, ya sea regular o de emergencia
(que permita abordar la falta de ingresos para comer y pagar los alquileres de pisos o
habitaciones).
Para acceder a una prestación en Servicios sociales se requiere el empadronamiento, pero
parece que este no se considera un servicio esencial, y no está en funcionamiento presencial.
Esto cierra la puerta a muchas de las personas que se han encontrado bruscamente en esta
situación de necesidad y no saben manejarse o no pueden realizar gestiones telemáticas.
Las dificultades para parte importante de esta población, tanto de acceso a internet, como de
manejo con los procedimientos digitales, como la saturación de los Servicios sociales
(teléfonos que comunican permanentemente, llamadas que tardan semanas en devolverse…)
supone en la práctica una situación de indefensión.
Especialmente grave resulta la condición de personas sin papeles -la economía sumergida que
les deja sin recursos y sin derechos- y las situaciones habitacionales. Ya sean pisos o
habitaciones con derecho a cocina, en éstos, quiénes arriendan no acceden a realizar contrato
o a emitir un documento que demuestre que sus inquilinos o inquilinas lo son realmente,
impidiendo así que estas personas puedan hacer el empadronamiento.
Los datos oficiales de la crisis económica y los datos de las organizaciones como Cáritas, Cruz
Roja, los bancos de alimentos, etc., dicen que el incremento de población en situación de
extrema necesidad está siendo exponencial, y afecta a la salud del conjunto de la población.
Permitir que esta situación avance sin respuestas públicas suficientes ni adecuadas, supondrá
en el futuro inmediato la desestabilización social, la cual constituye una amenaza para la
convivencia ciudadana.
Es por esto que las entidades ciudadanas y sociales firmantes PROPONEMOS:
1.-Reforzar los servicios sociales así como los servicios de información, orientación y apoyo
para la obtención de las prestaciones sociales, prestaciones por desempleo o alta en el paro,
medidas estatales o autonómicas relativas a alquileres, hipotecas, etc.
Esta medida puede aplicarse de forma rápida destinando a estas actuaciones recursos
humanos provenientes de otros servicios. Sistemas como la elaboración de protocolos para larecogida de datos, la realización de trámites o la obtención de documentos, pueden descargar
y agilizar las tareas de los servicios de Trabajo Social, permitiendo una más ágil atención.
2.- Simplificar la documentación que se solicita para acceder a las ayudas de emergencia y
otras prestaciones. Considerar la declaración responsable como alternativa a la petición de
documentación que no pueda gestionarse directamente desde los propios servicios
municipales. Gestionar directamente el resto de documentación que se solicita. Abrir el
servicio de empadronamiento, que resulta esencial en las circunstancias actuales.
3.- Establecer procedimientos que permitan la concesión y recepción urgente de la ayuda. El
hambre no puede esperar. La pérdida de la habitación o el piso en que se vive es una situación
dramática que es urgente evitar.
4.- Establecer criterios inclusivos, que permitan que la población que vive en Leganés y no
tiene su documentación en regla pueda acceder a las ayudas alimentarias, habitacionales y de
salud.
5.-Dar prioridad en el gasto público a la dotación de ayudas y servicios de respuesta directa a
la emergencia.
6.- La atención prioritaria a las necesidades alimenticias, de salud y habitacionales debe
orientar las gestiones municipales ante otras administraciones. Por ejemplo: que el IVIMA
ponga en suspenso el cobro de alquiler a las familias afectadas por la crisis.
7.- Optimizar las ayudas que se dan en alimentación y, por ende el gasto público. Nos
referimos aquí a las raciones que se ofrecen a parte de la población en situación de riesgo. El
coste de cada menú ofrecido es equivalente a la adquisición de una cesta básica compuesta de
leche, aceite, galletas, pasta, arroz y legumbres. Por el valor de dos menús pueden añadirse
leche, huevos, y fruta con la que se podría comer, no sólo una vez al día cinco días a la semana
si no toda la semana, y no sólo uno de los miembros del grupo familiar sino, al menos, cuatro,
resultando más eficaces contra el hambre.
La creación de cestas básicas en los comercios de cercanía permitiría destinar todo el
presupuesto a alimentación, y podrían incluirse higiene y pañales. Permitiría también apoyar al
pequeño comercio, minorando los efectos de la crisis y se adaptaría mejor a las necesidades y
costumbres alimentarias básicas de las familias.
Cualquier medida tomada debe tener en cuenta las enfermedades metabólicas de las
personas, que actualmente no se contemplan, como son la diabetes, celiaquía, etc. Muchas
personas con enfermedades de riesgo nos manifiestan su miedo a que la comida pueda llevar
la pandemia a sus casas.
8.- El diálogo transparente entre la administración y las entidades ciudadanas que
trabajamos en la búsqueda de respuestas y soluciones comunitarias a la actual situación,
constituye una herramienta indispensable para afrontarla.
El establecimiento de cauces de cooperación resulta indispensable para la optimización de los
recursos y la circulación de la información.
Es fundamental que se dé respuesta de manera eficaz, desde el Ayuntamiento y las Entidades
ciudadanas, a la emergencia social surgida de la situación actual.Firmamos estas propuestas:
Las Asociaciones de Vecinos de Arroyo Culebro, Barrio Centro, Leganés Norte, Miguel
Hernández, San Nicasio, Zarzaquemada, Federación Local de Asociaciones de Vecinos de
Leganés. La AMPA de la Escuela de Música Manuel Rodríguez Sales. La Delegación Local de la
FAPA Giner de los Ríos, la Comisión de Educación de Arroyo Culebro (formada por la AV de
este barrio y las AMPAS de los CP Ángel González y Manuel Vázquez Montalbán, y el IES Rafael
Frühbeck de Burgos), la Comisión de Educación de Leganés y las asociaciones de vecinos, que
constituyen el Proyecto del Menor de Leganés, la Red de acogida de Leganés y Leganés para
todas ,todas ellas integradas en la Red de apoyo mutuo constituida en Leganés para apoyar a
quienes sufren los efectos de la pandemia y la crisis económica que ésta ha desatado.

Documento:

UNA CRISIS SANITARIA QUE NOS LLEVA A UNA MAYOR CRISIS ECONÓMICA Y SOCIAL

Leganés es la ciudad de la CAM con mayor incidencia del coronavirus, tanto en
el número de afectados, como en el número de personas que han perdido la
vida a causa de esta pandemia.
El Hospital Severo Ochoa fue el primero en toda España en sufrir el colapso
por la falta de recursos para atender a las personas enfermas. El personal
sanitario no tenía los recursos necesarios para atender en condiciones dignas a
quien llegaba con síntomas a Urgencias; ha habido momentos que ni siquiera
una silla. Y tampoco los profesionales tenían equipos de protección individuales
(EPIS) para protegerse de un posible contagio.
Las residencias de Leganés (8 en la actualidad), también han sido un foco de
dolor, ya que las familias han añadido al dolor de perder a una persona
querida, sin poder despedirse, la angustia de no tener información de su
estado. Hasta 3 semanas han tenido que esperar algunas familias para
localizar a su familiar fallecido para poder enterrarle. Nuestras residencias
están atendidas por empresas privadas, en muchos casos de fondos de
inversión y fondos buitre o constructoras, que sólo pretenden el beneficio
económico a costa de las personas, tanto residentes como trabajadoras, que
en muchos casos han estado desarrollando su labor sin material de protección.
Por eso lo primero que queremos hacer es dar las GRACIAS. Gracias a todos
y todas las profesionales que se han preocupado por las personas afectadas y
sus familias y las han cuidado: personal sanitario y cuidadores. Pero también a
los que están trabajando para poder frenar este virus mientras nosotros nos
cuidamos en nuestras casas: personal municipal, transporte, investigación,
cuerpos de seguridad, medios de comunicación, voluntariado…
Gracias a la solidaridad de asociaciones y de tantas vecinas y vecinos que han
hecho aportaciones para adquirir material -o lo han elaborado de forma
gratuita- para el personal sanitario del Hospital, fundamentalmente, aunque
también para algunas residencias. El pueblo de Leganés ha dado muestra, una
vez más, de que es un pueblo solidario, que aporta lo que tiene cuando se
necesita. Las asociaciones vecinales hemos aportado material sanitario y
estamos colaborando con la Universidad Carlos III en el montaje de las viseras

y la red ayuda mutua creada para el apoyo psicológico y realizar compras a los
más vulnerables.
La crisis sanitaria de una forma u otra mitigará y acabará por desaparecer. No
sabemos cuándo.
Sin embargo, lo que todavía no se ha manifestado en toda su realidad, debido
al parón económico en el que nos encontramos, es la crisis económica y social.
Antes de la llegada del COVID 19 en nuestra sociedad los índices de
desigualdad social y la cantidad de personas en riesgo de pobreza eran de los
mas altos de la UE, según el informe AROPE 2019, en España, 12,3 millones
personas (26,1% de la población). Tampoco habíamos salido de los efectos de
la crisis del 2008 que dejó una economía frágil para las familias, un mercado
laboral basado en la precariedad y una enorme deuda pública, familiar y
privada, con lo que esto conlleva de pago de intereses, recortes y limitaciones
en la inversión pública. Ya a día de hoy sabemos que la crisis del COVID 19
está suponiendo un varapalo para muchas familias que se van a quedar sin
ingresos de ningún miembro de la familia. Todavía no somos conscientes
porque estamos prestando más atención a la situación de salud, por su
urgencia, pero esta situación es real.
Los distintos gobiernos están tomando acuerdos para atajar esta falta de
ingresos de muchas familias. Será el Ayuntamiento de Leganés, como la
administración más cercana, quien tenga que gestionar las ayudas sociales
para que lleguen a quienes lo necesitan: familias sin ingresos, personas sin
techo, personas mayores solas, menores… Y nosotros vamos a estar vigilantes
para que así sea.
Pero además lo que reclamamos del Ayuntamiento de Leganés, en estos
momentos más que nunca, es que ponga como prioridad de su gestión la
atención a familias y personas sin recursos y aquellos que demanden una
atención social como mayores solos, menores, sin techo…. Eso conllevará la
mejora de ciertos servicios municipales y la puesta a disposición de
recursos económicos. Así como un cambio en la actitud de esta corporación
que tiene que empezar a tener en cuenta y apoyar el trabajo del tejido
asociativo y no verlo como a un enemigo.

Pero es seguro que no siempre se aplicará con eficacia y somos nosotras
quienes vamos a convivir en nuestros barrios con familias que van a necesitar
de la solidaridad de las vecinas y vecinos para afrontar las necesidades
básicas (alimentación, pago de alquileres, consumos del hogar,
medicamentos, necesidades de las niñas y niños…). Y no podemos fallarles.
Desde las asociaciones vecinales vamos a fomentar las redes sociales que
existen en la ciudad para coordinar todos los esfuerzos y recursos que sean
necesarios para atajar estas situaciones. Por último informar que hemos abierto
una cuenta para recibir aportaciones de todas y todos los vecinos para poder
abordar esta tarea de Red Social de ayuda Vecinal.
Podrás aportar en el número de cuenta de la FLAV – Ayuda social
Cuenta: IBAN ES64 3067 0160 6428 2504 3926
PARA QUE NO QUEDE NINGUNA PERSONA FUERA

Leganés, 19 de abril de 2020


FEDERACIÓN LOCAL DE ASOCIACIONES VECINALES DE LEGANÉS

Documento:

Logramos una solución al desahucio de María Ángeles y Julián

El 13 de Mayo estaba previsto un desahucio en nuestro barrio, y como en
otras ocasiones nuestra Asociación y la PAH no faltaron a la cita para
intentar evitar que una familia no la pusieran en la calle, sin alternativa
habitacional. También estuvieron algunos partidos políticos entre los que
no se encontraba el partido del gobierno, el PSOE.
Tras unas tensas y largas negociaciones el problema parece en vías de
solución, Julián y María se van a un piso de alquiler a partir del 7 de junio
al que pueden hacer frente con sus modestos ingresos. Para facilitar esta
solución ha sido necesario que los Servicios Sociales asumieran su
responsabilidad para sufragar el pago de la fianza de dos meses que se
les exige y el importe de la primera mensualidad. ¿Por qué esto no se
hizo el mismo día del desahucio?.

Concentración – Centro de Salud Huerta de los Frailes

No a la reducción de horarios en la Atención Primaria. No a la puesta en marcha del centro piloto en los Frailes.

El Consejo Sectorial de Salud y las entidades sociales, vecinales, sindicales y políticas que trabajamos unidos/as que trabajamos en este espacio plural y unitario en defensa de la Atención Primaria, rechazamos la propuesta de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid de implantar en 2019 una reducción de horarios en las consultas de Atención Primaria de dos horas.
Exigimos la retirada inmediata de ese proyecto de la Consejería de Sanidad, y os invitamos a todos/as a participar en la próxima concentración del día 6 de marzo a las 17.30 h. en el C. De Salud Los Frailes.