NUESTRA SOLIDARIDAD CON LOS BARRIOS Y PUEBLOS DEL SUR CONFINADOS

Las medidas de confinamiento que el gobierno de Ayuso aprobó el pasado día 18, son una tomadura de pelo a los barrios obreros y pueblos de Madrid. No hay ni una sola medida sanitaria.

La comunidad de Madrid, hace oídos sordos a lo que el colectivo sanitario, los partidos políticos y los movimientos sociales venimos reclamando hace meses.

El gobierno debe tomar las medidas necesarias para que la Comunidad de Madrid deje de castigar a los sanitarios y a los barrios y pueblos del Sur de Madrid.

Hay que dotar la Atención Primaria y los hospitales del personal y material necesario para dar una atención a l@s ciudadan@s de calidad.

URGE ADOPTAR ESTAS MEDIDAS

Leganés no es diferente a los barrios confinados

Personas atendidas desde abril 2020: 934 personas atendidas desde abril

Proyecto Ciudadano del Menor de Leganés y Red de Ayuda Mutua de Leganés.

Situaciones extraordinarias piden medidas extraordinarias. Todavía las estamos esperando.

El deber de protección a la infancia es el derecho de la infancia a ser protegida. Este deber nos obliga a nosotros, a nosotras, las personas adultas, a intentar garantizar los derechos fundamentales de los y las menores, y a hacerlo no sólo exigiendo políticas activas, no sólo poniendo en marcha actividades solidarias sino incluyendo también la objeción de conciencia, la desobediencia civil y pacífica a normas y leyes cuando estas repercuten negativamente sobre las condiciones de vida de nuestros niños y nuestras niñas.

POR UN ACUERDO QUE PONGA FIN A LA CRISPACIÓN Y FALTA DE DIALOGO ENTRE EL GOBIERNO Y LA OPOSICIÓN EN LEGANÉS

Ante la crisis creada por la pandemia las fuerzas políticas municipales y el conjunto de los movimientos sociales tenemos el deber de alcanzar acuerdos poniendo en primer plano los intereses de la gente y dejando a un lado lo que nos separa.

Hacemos una llamada al dialogo, muy especialmente al gobierno municipal y los grupos de la oposición para cerrar la etapa de crispación y enfrentamientos a los que venimos asistiendo en los últimos años.

Se hace necesario abrir una mesa de diálogo con voluntad de alcanzar ese acuerdo que el movimiento vecinal venimos reclamando hace años.

Proponemos unos puntos mínimos de consenso en dos bloques:

A) LO MAS URGENTE HOY

  1. Actualizar los Servicios Sociales a las necesidades que ha generado la crisis de la pandemia.

Aunque ya se venía constatando desde hace años, la insuficiencia de medios y recursos, tanto materiales como humanos, de los servicios sociales de Leganés, ha sido durante la actual pandemia del covid19, cuando realmente se ha puesto de manifiesto la falta de unos servicios sociales bien equipados que pudieran dar respuesta eficazmente a las familias que se han visto en una precariedad extrema. En este sentido han sido las entidades ciudadanas quienes, movidas por la necesidad de dar una respuesta allí donde la administración no llegaba, han tomado la iniciativa de ayudar, aquellas familias y personas más necesitadas, con el apoyo y la solidaridad de vecinos y vecinas que han aportado su ayuda, a estas familias, con bolsas básicas de comida, y económicamente así como en ofrecerles su ayuda en la tramitación de documentos a los diferentes organismos oficiales. Entendemos que en la fase inicial de la pandemia la ayuda vecinal ha sido importante y necesaria en esta crisis, pero este no es el papel que nos corresponde representar a las organizaciones sociales.

Por el contrario, han de ser las instituciones públicas las que se hagan cargo de proporcionar la ayuda necesaria a las familias que se encuentren en situación de emergencia social.

Para que el ayuntamiento pueda hacer frente al desarrollo de estas tareas se hace imprescindible dotar de medios y recursos humanos a los Servicios Sociales, en aspectos como los que a continuación apuntamos:

  1. Aumentar el número de trabajadores/as sociales, y reforzar los servicios de información, orientación y apoyo para la obtención de las prestaciones sociales, de desempleo, o alta en el paro entre otros.
  2. Medidas estatales o autonómicas relativas a alquileres, e hipotecas, etc.
  3. Simplificar la documentación que se solicita para acceder a las ayudas de emergencia y otras prestaciones.
  4. Asegurar mediante compras, donaciones, transferencias, el volumen de productos de que dispone el ayuntamiento para atender las demandas, haciéndose cargo en un plazo muy breve de las familias/personas que están atendiendo en estos momentos las redes sociales.
  5. Atender a todas las personas inmigrantes residentes en situación irregular que según la ley 4/220, tienen derecho a los servicios y prestaciones sociales en las mismas condiciones que los españoles.
  6. Aprobación automática y urgente a las solicitudes de ayudas en los casos de comida, medicamentos, emergencia habitacional, sin perjuicio de que a posteriori las familias/personas beneficiarias deban justificar que cumplen los criterios requeridos para la solicitud
  7. Soporte y apoyo a los servicios de tratamiento psicológico, cursos y mediaciones en materia de imposibilidad de pago de hipotecas y alquileres, y cualquier otro elemento útil para la sostenibilidad de la vida de las personas.
  8. Resolver en plazos muy cortos las solicitudes de prestaciones y la tramitación de informes.
  9. Flexibilizar el acceso a la RMI y/o dejar de aplicar determinados requisitos y condiciones.

En la actualidad hay cientos de familias que están acudiendo a servicios sociales como consecuencia de la crisis y no se les está ofreciendo un servicio adecuado, de acuerdo con sus necesidades, por falta de recursos y de medios humanos.

Esta situación requiere liberar unas partidas presupuestarias acordes con las necesidades que se demandan así como una actualización de plantilla y una adecuación urgente de la normativa de los servicios públicos a la situación del momento.

  1. Desahucios

En la etapa en la que entramos, este drama social se va a dar porque habrá cientos de familias en el paro y con escasos recursos que les impedirá hacer frente al pago. Debemos adelantarnos a ello y disponer de soluciones a estos casos.

Para tal fin proponemos la constitución de una mesa local por la vivienda en la que  participen representantes de las distintivas delegaciones:

Servicios Sociales, concejalía de Urbanismo, Empresa Municipal del Suelo (EMSULE), así como representantes de los grupos políticos,

Municipales, de las organizaciones sindicales, vecinales y sociales  que encuentren soluciones a este problema.

Entre otros acuerdos debemos dotarnos de un censo de viviendas municipales para disponer de estas en los casos de desahucios y de emergencia habitacional. Si no se tienen competencias, hay que exigirlas. Necesitamos dar una respuesta.

  1. CREACIÓN DE EMPLEO: plan de rehabilitación de viviendas

Encontrar soluciones al paro en un medio ambiente sostenible y que a la vez mejore los accesos de la población de sus viviendas ha de ser otra de las prioridades del acuerdo.

En este sentido, proponemos la elaboración de un plan prioritario de inversión para la rehabilitación de las viviendas que carecen de ascensores, algo que desde la A. V. hemos denunciado reiteradamente. Ello generaría cientos de empleos y resolvería este grave problema que venimos reclamando, que ha sometido y somete a un continuo confinamiento a cientos de familias por lo general mayores.

  1. Aprobación de nuevos presupuestos 2021

Elaboración de unos presupuestos mediante el consenso orientado a dar respuesta a las necesidades que se apuntan En la actualidad se vienen prorrogando sin ninguna justificación desde hace años.

B) A MEDIO PLAZO

Necesitamos que la gestión municipal no esté sometida a los intereses y caprichos de determinados grupos políticos sino a las necesidades de la población. Hay temas que por su carácter e interés general no pueden ser moneda de cambio de ningún grupo político. En este sentido destacamos temas como los que indicamos más abajo, que venimos reclamando en ejercicios anteriores y que no se pueden dilatar más en el tiempo, que por la importancia para la ciudadanía, deben formar parte de este acuerdo

  1. Mejorar el servicio de recogida de basura
  • Cambiar los contenedores de reciclado de papel, vidrio y residuos orgánicos que estén en mal estado. Vaciado de los mismos de acuerdo con las necesidades que demanda la población.
  • Garantizar un servicio permanente de mantenimiento de la red neumática
  • Poner en pie una campaña de publicidad orientada a fomentar una educación cívica en la población.
  • Aplicar la ordenanza municipal en los casos en que ésta se incumpla.
  • Acordar la recogida de la basura en establecimientos y bares, que mediante las visitas a los establecimientos acordamos con los dueños de los mismos.
  1. Amianto

Con motivo de la moción presentada el 12 de abril de 2018 por la A. V. de Zarzaquemada para retirar el amianto, la Comisión de Seguimiento creada aprobó la elaboración de un inventario municipal de las instalaciones municipales con este material cancerígeno. Exigimos el cumplimiento de este acuerdo.

  1. Actualizar la plantilla de trabajadores y trabajadoras municipales. en general.

Garantizar la plantilla de trabajadores y trabajadoras municipales cubriendo las plazas por jubilación y ajustándolas a las necesidades actuales.

  1. Aparcamientos

Solventar el estado de deterioro en el que se encuentran los espacios superficiales exteriores, así como el acondicionamiento en su interior. Es necesario abrir un proceso de amplia participación vecinal, con los cooperativistas de aparcamientos y explorar la posibilidad de encontrar soluciones que contemplen el pase de las plazas a propiedad de los cooperativistas y las zonas superficiales sea responsabilidad del ayuntamiento el mantener un servicio adecuado de mantenimiento.

Leganés 17 de junio de 2020

Documento:

Renta mínima de inserción

La crisis socioeconómica derivada de la crisis sanitaria está afectando de lleno a las personas que ya se encontraban previamente en una situación de vulnerabilidad: quienes se veían obligadas a trabajar en la economía sumergida (y no han podido optar a ningún tipo de ayuda pública), personas migrantes y refugiadas a quienes se les niega la regularización, etc. Sin embargo, las instituciones públicas municipales y autonómicas no han dado la respuesta necesaria ante esta situación de emergencia social: Se enfrentan a una nueva crisis con unos servicios sociales desmantelados e insuficientes a causa de las lógicas neoliberales que desprecian los servicios públicos y el sistema de protección social. 

Como consecuencia, los servicios públicos en materia social se han visto desbordados y colapsados desde el primer momento de la crisis. Tras 3 meses de crisis, las instituciones públicas son totalmente incapaces de garantizar los derechos humanos básicos: no pueden garantizar una mínima alimentación digna y decente a las familias en situación de extrema vulnerabilidad de la Comunidad de Madrid.

Denunciamos

  • La insuficiente respuesta en materia de apoyo social con alimentos por parte de los Ayuntamientos de la Comunidad de Madrid.
  • La inexistencia de un notable Plan de Emergencia Social por parte del Ayuntamiento de Leganés y de la Comunidad de Madrid.
  • El deficiente sistema de protección social del Ayuntamiento de Leganés y de la Comunidad de Madrid que aboca a las familias a la situación de vulnerabilidad y la imposibilidad de salir de ella.
  • La tarea a la que miles de vecinas y vecinos a través de las redes y asociaciones vecinales se han visto obligadas a cubrir ante la incapacidad de los organismos públicos responsables: alimentar a la población y cubrir necesidades básicas en situación de vulnerabilidad.

Ante esta situación, la de un deficiente sistema público de protección social, cada día miles de familias recurren a las redes y asociaciones vecinales para cubrir sus necesidades básicas. Pero las redes y asociaciones no somos los sustitutos de las carencias de los Servicios Sociales. Exigimos que las instituciones públicas asuman la responsabilidad de hacer frente a esta crisis social, poniendo la vida en el centro, ya que las redes vecinales no vamos a sustituir sus funciones.

#ComunidadMadridPidePan #LeganésPidePan 

Ya se puede solicitar el ingreso mínimo vital: te contamos cómo

La solicitud debe realizarse a través de la sede electrónica de la Seguridad Social y, cuando la situación sanitaria lo permita, también se podrá efectuar en sus Centros de Atención e Información.

Este lunes 15 de junio se inicia el plazo para solicitar el ingreso mínimo vital, la nueva prestación aprobada por el Gobierno para «reducir el nivel de pobreza y exclusión«, según ha informado el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

La solicitud debe realizarse a través de la sede electrónica de la Seguridad Social y, cuando la situación sanitaria lo permita, también se podrá efectuar en los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social (Caiss).

Las solicitudes que se presenten durante los tres primeros meses serán reconocidas con efecto retroactivo desde el 1 de junio. Después de este plazo, el derecho a la prestación del ingreso mínimo vital nacerá a partir del primer día del mes siguiente al de la fecha de presentación de la solicitud.

Los solicitantes que resulten beneficiarios de la nueva ayuda recibirán un SMS del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). Los ciudadanos se pueden informar a través de la página web de la Seguridad Social (http://www.seg-social.es) y mediante el nuevo asesor virtual, ISSA.

Asimismo, a través de una herramienta de simulación se puede comprobar si se cumplen los requisitos para acceder a esta prestación, y hay habilitada una línea de teléfono para realizar consultas concretas (900 20 22 22), que la próxima semana comenzará a funcionar también en horario de tarde.

El INSS reconocerá de oficio la prestación a casi 75.000 familias que ya reciben la asignación de menor a cargo y que cumplen con los requisitos establecidos en la Ley. Estos beneficiarios recibirán un SMS y una resolución donde se explica su concesión. Además, percibirán el primer pago del Ingreso Mínimo Vital el próximo 26 de junio, casi un mes antes de lo que correspondía.

El ingreso mínimo vital establece un nivel de renta garantizable diferente para cada tipo de hogar y completará las rentas preexistentes (entre otras, las salariales), hasta ese umbral garantizado para cada tipología que, en el caso de los hogares unipersonales, es de 5.538 euros al año, el equivalente a una pensión no contributiva, que se distribuirá en doce pagas.

El primer requisito para acceder a la nueva renta será el de la vulnerabilidad económica. También habrá que haber solicitado las prestaciones y pensiones a las que pudiera tener derecho.

Habrá un titular por unidad de convivencia, que deberá tener entre 23 y 65 años, salvo en los casos en que se cuente con menores a cargo, en los que no habrá requisito de edad. Si el solicitante vive solo, tendrá que acreditar que lleva tres años viviendo de manera independiente de sus progenitores y tendrá que haber estado de alta en cualquiera de los regímenes de la Seguridad Social durante al menos doce meses.

Si los solicitantes viven integrados en una unidad de convivencia, ésta tendrá que llevar constituida al menos un año a la presentación de la solicitud. Para todos los solicitantes se requerirá al menos un año ininterrumpido de residencia legal y efectiva en España, excepto en las situaciones de violencia de género, trata y explotación sexual.

Para que le sea reconocida la prestación, el hogar debe tener unos ingresos totales inferiores a la renta garantizada para su tipo de unidad de convivencia. Además, se exigirá un patrimonio (descontando la vivienda habitual) inferior a tres veces la renta garantizada anual para un hogar unipersonal, con una escala de incrementos por número de miembros en el hogar.

Para el reconocimiento de la prestación se tendrán en cuenta los ingresos del año inmediatamente anterior, aunque para atender las situaciones de vulnerabilidad generadas por la pandemia de Covid-19, también se podrá reconocer para solicitudes cursadas durante 2020 teniendo en cuenta la situación de ingresos de este año. En el caso de que el titular no esté ocupado, se exigirá la inscripción como demandante de empleo para el acceso a la prestación.

Para solicitar el ingreso mínimo vital será necesario el DNI o NIE; la inscripción en el registro central de extranjeros, tarjeta de residencia de familiar de ciudadano de la UE o tarjeta de identidad de extranjeros; certificado de empadronamiento donde consten todas las personas empadronadas en el domicilio y la fecha de antigüedad; y el libro de familia, certificado de nacimiento del registro civil de los hijos, o inscripción en el registro de parejas de hecho.

Fuente: https://www.facua.org/es/noticia.php?Id=15578

La despensa de Leganés.

Un grupo de vecinos/as de Leganés ante la situación actual que ha sufrido nuestra ciudad, han decidido crear un banco de alimentos en el municipio: La Despensa de Leganés.

Conscientes de los problemas económicos, sanitarios y laborales de de la ciudadanía,
su objetivo es ayudar y cubrir las necesidades alimentarias de aquellos que más lo necesitan.

Podéis contactar con La Despensa de Leganés mediante correo y redes sociales:

Correo: despensaleganes@gmail.com
Instagram: @despensaleganes
Twitter: @DespensaLeganes

Somos barrio, somos ciudadanía solidaria

521 personas atendidas, 185 de ellas menores…. cifras desoladoras que, junto a las de otros colectivos como Cáritas, Cruz Roja, los bancos de alimentos, etc. nos hacen ver que la pandemia está golpeando de forma brutal a los de siempre mientras llega una respuesta suficiente de los poderes públicos.

El pasado 30 de abril realizamos ocho propuestas ante la emergencia social provocada por el COVID.19:

1.-Reforzar los servicios sociales así como los servicios de información, orientación y apoyo para la obtención de las prestaciones sociales, prestaciones por desempleo o alta en el paro, medidas estatales o autonómicas relativas a alquileres, hipotecas, etc. Esta medida puede aplicarse de forma rápida destinando a estas actuaciones recursos humanos provenientes de otros servicios. Sistemas como la elaboración de protocolos para la recogida de datos, la realización de trámites o la obtención de documentos, pueden descargar y agilizar las tareas de los servicios de Trabajo Social, permitiendo una más ágil atención.

2.- Simplificar la documentación que se solicita para acceder a las ayudas de emergencia y otras prestaciones. Considerar la declaración responsable como alternativa a la petición de documentación que no pueda gestionarse directamente desde los propios servicios municipales. Gestionar directamente el resto de documentación que se solicita. Abrir el servicio de empadronamiento, que resulta esencial en las circunstancias actuales.

3.- Establecer procedimientos que permitan la concesión y recepción urgente de la ayuda. El hambre no puede esperar. La pérdida de la habitación o el piso en que se vive es una situación dramática que es urgente evitar.

4.- Establecer criterios inclusivos, que permitan que la población que vive en Leganés y no tiene su documentación en regla pueda acceder a las ayudas alimentarias, habitacionales y de salud.

5.-Dar prioridad en el gasto público a la dotación de ayudas y servicios de respuesta directa a la emergencia.

6.- La atención prioritaria a las necesidades alimenticias, de salud y habitacionales debe orientar las gestiones municipales ante otras administraciones. Por ejemplo: que el IVIMA ponga en suspenso el cobro de alquiler a las familias afectadas por la crisis.

7.- Optimizar las ayudas que se dan en alimentación y, por ende el gasto público. Nos referimos aquí a las raciones que se ofrecen a parte de la población en situación de riesgo. El coste de cada menú ofrecido es equivalente a la adquisición de una cesta básica compuesta de leche, aceite, galletas, pasta, arroz y legumbres. Por el valor de dos menús pueden añadirse leche, huevos, y fruta con la que se podría comer, no sólo una vez al día cinco días a la semana si no toda la semana, y no sólo uno de los miembros del grupo familiar sino, al menos, cuatro, resultando más eficaces contra el hambre. La creación de cestas básicas en los comercios de cercanía permitiría destinar todo el presupuesto a alimentación, y podrían incluirse higiene y pañales. Permitiría también apoyar al pequeño comercio, minorando los efectos de la crisis y se adaptaría mejor a las necesidades y costumbres alimentarias básicas de las familias. Cualquier medida tomada debe tener en cuenta las enfermedades metabólicas de las personas, que actualmente no se contemplan, como son la diabetes, celiaquía, etc. Muchas personas con enfermedades de riesgo nos manifiestan su miedo a que la comida pueda llevar la pandemia a sus casas.

8.- El diálogo transparente entre la administración y las entidades ciudadanas que trabajamos en la búsqueda de respuestas y soluciones comunitarias a la actual situación, constituye una herramienta indispensable para afrontarla. El establecimiento de cauces de cooperación resulta indispensable para la optimización de los recursos y la circulación de la información. Es fundamental que se dé respuesta de manera eficaz, desde el Ayuntamiento y las Entidades ciudadanas, a la emergencia social surgida de la situación actual.

Fuente: http://defensordelmenordeleganes.blogspot.com/2020/06/somos-barrio-somos-ciudadania-solidaria.html

Madrid necesita un Pacto de Región para salir de la crisis

Las colas del hambre anuncian la llegada de una profunda crisis económica y social, peor incluso que la de 2008. Ante este panorama, CCOO, UGT y la FRAVM están convencidas de que solo unidos y unidas, con una apuesta decidida por lo público y las políticas sociales, podremos salir adelante.

A tal fin, 📣 MAÑANA miércoles 10 de junio
a las 18:00
presentan su propuesta de Un Pacto de Región

Lo harán junto a

👉 Federación de Asociaciones de Mujeres de la Comunidad de Madrid
👉 FAPA Giner de los Ríos
👉 Asociación en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid

¿Dónde?
En los canales de YouTube de CCOO Madrid https://www.youtube.com/channel/UCZjTLpyNcGwBLxdYT1qHsCA y UGT Madrid

#PorUnPactoDeRegión

#EsNecesario

COMUNICADO PROYECTO CIUDADANO DEL MENOR DE LEGANÉS

LA EMERGENCIA ALIMENTARIA EN LEGANÉS ¿ESTÁ RESUELTA?
El Proyecto Ciudadano del Menor de Leganés ha atendido, hasta el momento, dentro de la Red de Ayuda
Mutua a un total de 165 menores.
Recibimos con inquietud la noticia de que a partir del 31 de mayo dejan de darse los menús municipales que
venían recibiendo tanto las familias que perciben una RMI como quienes están en trámite de recibirla o no
pueden acceder a dicha prestación al no cumplir alguno de los requisitos formales; familias refugiadas que
todavía están esperando regularizar su situación; familias que se han quedado sin trabajo y sin ingresos y
nunca habían tenido que solicitar ayudas…
Según nos indican algunas de las personas afectadas, se les ha comunicado que cesa la entrega de comidas,
enviándose a los y las menores con beca de comedor a los repartos de la Comunidad de Madrid. Para el
resto se abre un proceso de estudio de cada situación para gestionar, si son posibles, ayudas que están por
determinar.
Nos preguntamos cómo está previsto que quienes no tienen RMI continúen recibiendo, mientras tanto, al
menos un menú. Un menú que ya era insuficiente, por lo que se aprobó por unanimidad en el Pleno
municipal aumentarlo a tres o sustituirlo, lo que resultaría más económico y más eficaz, por un bono
canjeable por alimentos, como hemos solicitado diecisiete entidades vecinales de este municipio. En dicho
pleno, el Alcalde Presidente hizo un reconocimiento a la Red de Ayuda Mutua por el trabajo que venimos
desarrollando. Lo que necesitamos es, en realidad, no tanto agradecimientos como soluciones reales para las
familias en situación de necesidad.
El hambre no puede esperar, el hambre infantil no solo no espera, es imperdonable. Queremos suponer que
se han tomado medidas alternativas urgentes que se pondrán en marcha el 1 de junio, pero, hasta ahora, las
desconocemos y pedimos nos sean comunicadas.
Sí sabemos que las familias están llegando a nuestra red de apoyo y a otras entidades ciudadanas, ninguna
de las cuales tiene fondos inagotables. La solidaridad vecinal puede actuar, y así lo ha hecho, como una red
de atención urgente mientras se organizan respuestas públicas a la emergencia sobrevenida, pero no puede
ser la solución municipal permanente a la situación de extrema necesidad de su ciudadanía.
Proyecto Ciudadano del Menor de Leganés
PROYECTO CIUDADANO DEL MENOR DE LEGANÉS:
Este proyecto está sostenido por las siguientes entidades sociales del municipio: AAVV Barrio Centro, San Nicasio,
Vereda de Estudiantes y Zarzaquemada; Comisión de Educación de Arroyo Culebro (AVV de Arroyo Culebro, AMPA
Manuel Vázquez Montalbán, AMPA Ángel González y AMPA Rafael Frühbeck de Burgos); Comisión de Educación de
Leganés; y Delegación Local de la FAPA Giner de los Ríos.

Documento:

Después del hambre, el desahucio

Ariel no se llama Ariel. Vamos a ocultar su verdadero nombre para evitar que puedan localizarle los que hicieron que saliera de su país para llegar a España como refugiado. El resto de su historia, por desgracia, sí es cierta. Y está ocurriendo ahora mismo en Leganés.

Ariel tiene alrededor de sesenta años. Es colombiano. Lleva en nuestro país como refugiado desde hace tres. Durante ese tiempo ha ido sobreviviendo en España alquilando habitaciones mientras trabajaba como pintor en la construcción.

Ariel tiene papeles, la tarjeta roja que le dicen ellos. Tiene permiso de trabajo y hasta el pasado catorce de marzo podía vivir casi sin problemas en una habitación con derecho a cocina como las que en los años cuarenta y cincuenta constituían el hogar de muchas familias españolas. Esa habitación pertenece a una vivienda en la zona centro de Leganés en la que viven cuatro personas. Una de ellas es la titular del contrato de alquiler de la vivienda. Esa misma persona realquila, sin papeles, cada una de las otras tres habitaciones de la vivienda por 280 euros al mes a otras personas. Una vivienda de alquiler, una habitación para la titular y otras tres realquiladas. Así van tirando.

Pero el día catorce se acabó todo. Por su edad Ariel es persona de riesgo ante el coronavirus y además la construcción se paralizó. Desde entonces no ha podido volver a trabajar y lleva tres meses sin poder pagar el alquiler.

No tiene paro ni ningún tipo de ayuda pese a que ya ha llamado a las puertas de la concejalía de Asuntos Sociales y de Cáritas. Ha llenado todos los formularios que le han pedido. En los dos sitios han tomado nota de su situación pero no ha llegado ningún tipo de ayuda. Puede comer gracias a que la Red de Apoyo Mutuo, formada por voluntarios, le ha llevado alguna cesta básica de comida.

Dice Ariel que, de momento, la persona que le alquila la habitación en la que vive no le ha dicho directamente que se vaya. Pero si le ha dicho, y él lo sabe, que ella tiene que pagar el alquiler de la casa, que sin su aportación de 280 euros no puede, y que en cuanto él deje la habitación habrá otro inquilino dispuesto a ocuparla. Sin contrato ni papeles, claro. La vivienda en nuestro país esta así de difícil ahora mismo.

Se acerca fin de mes y las cosas se van a poner peor

Elena tampoco se llama Elena. También es colombiana y refugiada. Vive en otra habitación de la misma casa donde vive Ariel. Casi todo en su experiencia es parecido a la de Ariel, salvo que Elena tiene solo veintisiete años y lleva algo menos de año y medio en España. También tiene estatuto de refugiada y papeles. Esa situación de legalidad le permitirá pedir la ayuda para vivienda que la legislación española concede, durante los dos primeros años, a quienes tienen que salir de un país en conflicto y convertirse en refugiados.

Pero a Elena, que no había querido pedir la ayuda porque tenía trabajo, le pilló la pandemia tramitando esos papeles. Desde entonces todas las oficinas están cerradas. Cualquier tramite burocrático que se requiera se ralentiza o se vuelve imposible si hay que hacer alguna gestión en persona. Elena tendrá que esperar. En su caso, seguramente más que Ariel, porque Elena es camarera y el trabajo en su sector tardará mas tiempo en volver a ser como fue.

Un caso muy distinto es el de Margarita. Ella tiene poco menos de cincuenta años, es peruana y vive con su marido de casi sesenta y su hijo de veintitantos en la parte baja de una nave en un polígono industrial de Leganés. En la parte alta vive otra familia también latinoamericana. Cada una de ellas pagaba unos cien euros a la dueña de la nave.

Margarita y su familia salieron de Perú buscando una vida mejor. Estuvieron en Italia donde el idioma y los problemas de trabajo no les permitieron adaptarse. Llegaron a España donde, tras un primer desahucio, anduvieron deambulando hasta que encontraron un centro de acogida donde solo le permitían pernoctar a ella porque no había camas suficientes. Su marido tuvo que permanecer en la calle.

Finalmente, llegaron mediante algunos contactos hasta este hangar donde pensaban permanecer solo unos días cuando llegó el confinamiento. Desde entonces ni su marido, que se ganaba la vida como peón de la construcción eventual acudiendo por las mañanas a la Plaza Elíptica para ser recogido por los conocidos «pistoleros», ni su hijo que colaboraba de vez en cuando en mudanzas, han podido trabajar. Margarita tiene cálculos en la vesícula y es posible que tenga que ser operada. La atienden en el Hospital Severo Ochoa.
También para ellos se acaba el tiempo. No tienen papeles que les permitan seguir en la nave. Y la dueña les dice que la necesita.

Si en los próximos seis ó siete días nadie sale en ayuda de Ariel, Elena y Margarita, se verán en la calle. Mientras tanto, la puesta en marcha de las ayudas sigue enredada en las lianas de la burocracia. Los Servicios Sociales del Ayuntamiento parecen desbordados y solo la actuación de organizaciones como la Red de Apoyo Mutuo, Cáritas y otras parecen estar haciendo frente a las próximas víctimas de la pandemia.

Fuente: https://aqui.madrid/despues-del-hambre-el-desahucio/