La FRAVM demanda que los ayuntamientos puedan usar libremente el superávit económico

Los barrios y municipios necesitan urgentemente políticas de vivienda social, empleo, servicios sociales, rehabilitación de viviendas, equipamientos de proximidad, transporte público, de reequilibrio territorial, etc.

La imagen puede contener: una persona, gafas y barba

La FRAVM demanda que los ayuntamientos puedan usar libremente el superábit económico
Reunidas en asamblea general, el pasado 27 de junio las asociaciones vecinales de la FRAVM acordaron realizar un llamamiento al Gobierno central para que ponga fin al estrangulamiento financiero de los ayuntamientos, suprima la regla de gasto y, en el caso de que cierren su ejercicio económico con superávit, les permita disponer de él libremente. Este llamamiento se ha traducido en un comunicado en el que la Federación también invita a los consistorios a adoptar una posición crítica. A continuación reproducimos su contenido:

Las políticas de austeridad dictadas bajo la doctrina Montoro han supuesto un grave perjuicio para la gestión municipal, al imponerse desde el Gobierno del Estado durísimas condiciones con la regla de gasto y las reducidísimas tasas de reposición, que limitan enormemente la capacidad decisoria de los gobiernos municipales sobre sus presupuestos y la propia organización.
Por ello, llamamos al nuevo Gobierno estatal, surgido en junio de este año, a abandonar el estrangulamiento ejercido hasta ahora contra los ayuntamientos, proponiendo un nuevo sistema de control del gasto público que supere la actual regla de gasto, permitiendo a los ayuntamientos hacer uso libremente del superávit económico que pudieran obtener al final del año.
Igualmente animamos a todos los ayuntamientos de la Comunidad de Madrid a mantener una posición crítica con la actual regla de gasto y exigir al Gobierno central políticas no restrictivas al empleo del superávit económico, a la vez que les exigimos que se anteponga en la elaboración de los presupuestos para 2019 el gasto y la inversión social a la amortización de deuda.
Los barrios y municipios necesitan urgentemente políticas de vivienda social, empleo, servicios sociales, rehabilitación de viviendas, equipamientos de proximidad, transporte público, de reequilibrio territorial, etc. que han sido aparcadas durante años. Es el momento de recuperar la gestión de lo público con criterios de apuesta social en vez de la visión austericida, que tanto daño ha hecho a quienes más ayuda necesitaban en el peor momento de la crisis.
Madrid, septiembre de 2018

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.